fotografía comunión Requena evento social

Ser fotógrafo de comuniones

La Primera Comunión es un día muy importante en las vidas de los niños y de sus familias, todos preparan con cuidado todos los detalles de ese día. Una vez que ya ha pasado, ese día se convierte en un día memorable y que sacará muchas sonrisas al verlo años después.
Se suele hacer una celebración posterior con un banquete para celebrarlo y se suele invitar a toda la familia y amigos para compartir este momento tan emocionante.
Es un momento muy importante en la vida de los niños, ya que se trata de un día en el que el propio niñ@ es el/la protagonista, es el punto central de la celebración, el niñ@ debe sentirse muy especial en su día.

Todo debe estar orientado a hacer que el día sea perfecto, tanto para el niñ@ que hace su Primera Comunión como para su familia y amigos que lo acompañan en ese día tan especial.

 

En muchas ocasiones la familia no disfruta tanto del día si tiene que estar pendiente todo el rato de ir haciendo fotografías los momentos clave de este día tan especial como es el de la Comunión, por eso, que lo haga un fotógrafo de comunión profesional aporta más tranquilidad a la familia, para que esta pueda centrarse únicamente de disfrutar del día. A parte nos proporciona la seguridad de que las fotos no van a salir movidas y van a ser de gran calidad. Además puedes elegir el estilo de las fotografías que quieres: fotos de comunión originales, fotos de comunión clásicas, fotos de comunión modernas…

Un reportaje fotográfico se suele realizar unas semanas antes de celebrar la Comunión, con el fotógrafo, bien en su estudio bien en exteriores, se realiza una sesión de fotografías del protagonista más tranquilo y relajado (e impecable). Con ello garantizo que el álbum fotográfico que puedo realizar para la comunión tenga todos los detalles que en el día de la comunión fueron difíciles de destacar, ademas esas fotos se pueden utilizar para regalar el día de la comunión.

Antes también era tradición dar a cada asistente a la ceremonia una estampita de recuerdo, que solía llevar impresa una foto del niño que comulgaba y la fecha del evento. Este aspecto también ha evolucionado, ya que hoy en día suelen darse pequeños cuadros con la foto del niño y la fecha de la celebración. Con el avance de la tecnología las fotos de la comunión se comparten hasta en las redes sociales.